Поиск в этом блоге:

Велики и чудны дела Твои

sábado, 13 de octubre de 2007

GERENCIA Y ETICA

EDUCACION PARA EL TRABAJO DE LOS ALUMNOS DE QUINTO AÑO DE LA I.E Nº 80892-LOS PINOS-TRUJILLO PERU


Gerencia y Ética
1. Introducción
2. El concepto de reputación Corporativa y sus Piezas
3. El concepto de Ciudadanía Corporativa
4. La Responsabilidad Social Corporativa
5. Instrumentos para la Gestión Ética
6. Racionalidad económica y trasformación moral
7. Cuestiones éticas en la gerencia
8. Cuestiones éticas en Las tecnologías de la información y de la comunicación (TIC)
9. Bibliografías


Introducción
En el siglo XVI comienza el Capitalismo; desde la segunda Revolución Industrial se demarca una serie de variables sociales, económicas y políticas, y ya para finales de los años sesenta se introducen las tecnologías, la gerencia del conocimiento visto desde la perspectiva de la corresponsabilidad ciudadana, lo que se traduce en que todos estamos interesados en lograr organizaciones de carácter humano.
No obstante, en el inicio del siglo XXI asistimos a una vorágine de transformaciones económicas, políticas, sociales y tecnológicas cuya complejidad no admite precedentes dada su incidencia en el desarrollo humano. En este marco del pensamiento el desarrollo es un fenómeno complejo en cuya promoción intervienen diferentes factores.

1.- Concepto de Reputación Corporativa
La Reputación Corporativa es el conjunto de percepciones que tienen sobre la empresa los diversos grupos de interés con los que se relaciona (stakeholders), tanto internos como externos. Es resultado del comportamiento desarrollado por la empresa a lo largo del tiempo y describe su capacidad para distribuir valor a los mencionados grupos. Gestionar la reputación implica gestionar “la realidad” de la organización y asegurar que esta gestión es percibida por los grupos de interés (“percepción”).
Reputación Corporativa es el reconocimiento que los stakeholders de una compañía hacen del comportamiento corporativo (de esa compañía) a partir del grado de cumplimiento de sus compromisos con relación a sus clientes, empleados, accionistas si los hubiere y con la comunidad en general.
Es el concepto más emergente dentro del management actual y una de las principales fuentes del valor intangible de las empresas. A diferencia de otros conceptos que ha generado el management en las últimas décadas y que tuvieron un escaso desarrollo teórico y profesional, más allá del glamour inicial que los popularizó, la reputación corporativa constituye una síntesis de los factores de éxito de una compañía, de los duros como los resultados económico financieros o la calidad de la oferta comercial y también de los blandos como la responsabilidad social corporativa o la calidad laboral.
Algunos conceptos clave (referenciales)
Reputación corporativa. Es el reconocimiento que los stakeholders de una compañía hacen de su comportamiento corporativo a partir del grado de cumplimiento de sus compromisos con relación a sus clientes, empleados, accionistas si los hubiere y con la comunidad en general. La reputación para que genere valor debe ser gestionada y comunicada.
Stakeholders. Son los públicos que tienen intereses recíprocos con una empresa y mantienen una relación estable con la misma. Los más frecuentes son los empleados, los grandes clientes, los accionistas, las autoridades públicas y reguladores, los proveedores y partners, los organismos de certificación.
Gestión reputacional. Persigue la armonización entre lo duro y lo blando de una empresa; es decir, entre la lógica del negocio, gobernada por las políticas duras (financiera, marketing, innovación…) y la responsabilidad social corporativa, derivada de su comportamiento laboral, social y medioambiental fundamentalmente, y tiene como misión alcanzar el liderazgo reputacional entre las compañías del mismo sector de actividad.
Liderazgo reputacional. Es la atracción racional y emocional que hace que una empresa sea la opción preferida para trabajar, comprar, invertir y compartir vecindad en un mismo territorio. El liderazgo reputacional ha desplazado a las dos variables canónicas del liderazgo –valor bursátil y dimensión—aunque las presupone en un grado razonable.
Modelo gestor de reputación. Existen varios modelos de gestión reputacional; el de Villafañe & Asociados comprende cuatro etapas sucesivas: definición de la visión reputacional de la compañía, diagnóstico reputacional y benchmarking de la competencia, elaboración del Plan Director de Reputación y, finalmente, difusión del Plan de Comunicación de la Reputación.
Visión reputacional. Es la imagen compartida por los miembros de la alta dirección de una empresa sobre los valores reputacionales que ésta debe consolidar en la relación con sus stakeholders estratégicos para alcanzar el liderazgo en reputación. Normalmente dichos valores de reputación suelen ser: los resultados económico financieros (accionistas), el valor de su oferta comercial (clientes), la cultura corporativa y la calidad laboral (empleados), responsabilidad social (comunidad).
Macro de reputación. El término Macro es un acrónimo que significa Matriz Corporativa de Riesgos y Oportunidades que permite, gracias a un cuadro de doble entrada, relacionar los ‘valores de reputación’ con los ‘stakeholders’ y obtener las variables de reputación de cada compañía.
Variables de reputación. Son los factores de los que depende la reputación corporativa de una empresa y constituyen el objeto de la gestión reputacional. Cada variable de reputación puede fortalecer o debilitar la reputación corporativa en la medida en que de cada una de ellas se derivan riesgos y oportunidades para la empresa. Cuando existen numerosas variables de igual naturaleza, es decir, aquellas que están relacionadas con un mismo stakeholder, su gestión exige una política de reputación específica.
Capital reputacional. Es el valor de la reputación corporativa de una empresa para sus stakeholders que se concreta en tres ventajas competitivas: atrae inversiones y mejora los resultados económicos, aumenta el valor de su oferta comercial y constituye un eficaz escudo contra las crisis.
Imagen corporativa. Reputación e imagen son nociones próximas porque cuando una empresa mantiene durante mucho tiempo una imagen positiva ante sus stakeholders dicha imagen deviene en reputación; sin embargo, existen también claras diferencias entre reputación e imagen corporativas, las más importantes son: el carácter estructural y los efectos duraderos de la reputación frente al más coyuntural y efímeros efectos de la imagen; la reputación es el resultado del comportamiento corporativo mientras que la imagen lo es más de las diferentes acciones de comunicación; la imagen se construye fuera de la organización mientras que la reputación se genera en el interior de ésta.

2.- Ciudadanía corporativa
Más allá de cuestiones eminentemente terminológicas, existen un conjunto de fundamentos comunes entre todas las definiciones y conceptos precedentes. Así, la Ciudadanía Corporativa, en sentido amplio, puede ser definida como los compromisos, estrategias y prácticas operativas que una compañía desarrolla para la implantación, gestión y evaluación de su Conducta Corporativa, su Ética Corporativa y sus Relaciones Corporativas.
La Ciudadanía Corporativa, pues, se sustenta sobre 4 aspectos generales (Tabla 1): (a) El Comportamiento Corporativo; (b) La Ética Corporativa; (c) Las Relaciones Corporativas; y (d) La Política de Ciudadanía Corporativa.

Comportamiento Corporativo Acción Económica El impacto económico de la compañía a nivel local, regional, nacional y/o supranacional.
Comportamiento Corporativo Acción Social Implicación de la compañía en temas sociales, incluyendo los derechos humanos en el trabajo.
Comportamiento Corporativo Acción Medioambiental Implicación de la compañía en temas medioambientales.
Ética Corporativa Gobierno Corporativo La gestión ética y transparente en el gobierno de la empresa.
Ética Corporativa Ética de Negocio La producción y comercialización ética de los productos y servicios de la compañía.
Relaciones Corporativas Las vinculaciones establecidas con los diferentes públicos de la compañía.
Política de Ciudadanía Corporativa Los compromisos, estrategias y prácticas operativas para el desarrollo, evaluación y control de la realización de los 3 aspectos anteriores.
Tabla 1: Componentes de la Ciudadanía Corporativa

De esta manera, la Ciudadanía Corporativa no es una actividad “agregada” a la gestión empresarial o comunicativa de la empresa, sino que es parte integrante de la filosofía de management de la misma, basada en el comportamiento socialmente responsable a la hora de realizar su negocio. La Ciudadanía Corporativa no es un conjunto de actividades planificadas por la organización para “calmar su conciencia”, “devolver a la sociedad parte del beneficio”, “posicionar a la compañía socialmente”, o incluso “ayudar filantrópicamente a la sociedad”, sino que es un compromiso ético y filosófico a nivel corporativo de desarrollar su negocio (y ganar dinero, por supuesto) de forma socialmente responsable.
Desde la perspectiva empresarial, la importancia creciente que adquiere la Ciudadanía Corporativa viene marcada por el hecho de ser considerada una actividad legitimadora de la organización frente a la sociedad (Wartick & Cochran, 1985; Neu et al., 1998; Hooghiemstra, 2000; Deegan, 2002). La idea central de la Teoría de la Legitimación es que la supervivencia de la organización es dependiente del entorno en el que opera, dentro de los límites y normas establecidas por la sociedad (Deegan, 2002; Hooghiemstra, 2000). La legitimidad social se sustenta en un “contrato social” entre compañía y sociedad, que le otorga “licencia para operar” en un determinado territorio. La sociedad puede “revocar” el contrato social con una organización, por medio de diversas evidencias: los consumidores pueden dejar de comprar productos de dicha compañía ó la comunidad puede activamente manifestarse en contra de la organización. Así, la supervivencia de la organización se verá amenazada si la sociedad considera que la organización no está cumpliendo con su contrato social. En este sentido, las Relaciones Públicas pueden ser consideradas una práctica legitimante de las organizaciones.
Las responsabilidades empresariales han estado ligadas íntimamente a las Relaciones Públicas. Así, se puede observar una estrecha relación entre la práctica de las Relaciones Públicas y la acción de Responsabilidad Corporativa. Grunig y Hunt señalan que “public or social responsibility” has become a major reason for an organization to have a public relations function” (Grunig & Hunt, 1984: 48). En este sentido, la Responsabilidad Corporativa no sólo estaría estrechamente vinculada a las Relaciones Públicas, sino que sería una acción legitimadora de la propia actividad de Relaciones Públicas en una organización.
Por otra parte, la importancia de la Ciudadanía Corporativa para los diferentes públicos de la organización (consumidores, inversores, empleados, comunidad) ha quedado demostrada en los diversos estudios realizados sobre la valoración que aquellos realizan sobre el comportamiento de las empresas en relación con su CC. Un estudio realizado por IPSOS (2004) sobre los consumidores europeos pone de manifiesto la importancia de la ética corporativa en los negocios. En otro estudio realizado por PriceWaterhouseCoopers (2005) en España señala la creciente sensibilidad de los consumidores hacia las prácticas de RSE, existiendo casi un 75% de consumidores que ya han penalizado o que están dispuestos a penalizar a las empresas que no son responsables. Otro estudio, realizado por MORI (2004) para el Institute of Public Relations en el Reino Unido, señala que más del 75% de los consumidores a la hora de valorar una compra consideran importante el grado de responsabilidad social de las empresas; casi el 90% de los empleados considera que su empresa debería ser responsable socialmente; casi el 40% de los analistas e inversores consideran importante al evaluar a las empresas que una compañía sea responsable; y más del 50% de los periodistas y editores consideran importante la responsabilidad social a la hora de juzgar a las empresas.
Por último, la Ciudadanía Corporativa tiene un impacto importante sobre la Reputación Corporativa de las empresas, y fundamentalmente sobre la estructuración de los atributos que conforman dicha reputación. La Reputación Corporativa puede ser definida como una evaluación global que los públicos tienen de una compañía a lo largo del tiempo (Gotsi y Wilson, 2001; Fombrun, 1996 y 2001; Villafañe, 2004). Los públicos realizan esta evaluación global por medio de diferentes atributos que son asociados a las compañías (Fombrun et al., 2000) y que conforman la reputación corporativa. Estos atributos pueden ser integrados en 2 grandes grupos: atributos sobre la Capacidad Corporativa y atributos sobre la Responsabilidad Social Corporativa. Así, podemos vincular dichas tipologías de atributos con las tipologías de responsabilidades empresarias: económico-legales y ético-sociales. Por una parte, están las asociaciones ligadas al Rol Económico (Capacidad Corporativa), en relación con sus responsabilidades económico-legales (realizar buenos productos y servicios, cumplir la ley y obtener beneficios crecientes), y por otra parte, están las asociaciones vinculadas al Rol Social (Responsabilidad Social Corporativa), relacionadas con sus responsabilidades sociales (respeto a los derechos humanos, cuidado del medioambiente y contribución económica y social a la comunidad). El ejercicio de estos 2 roles, y la forma en que tales roles sean comunicados a los públicos, puede llegar a influir en la composición de la Reputación Corporativa de las compañías que tengan dichos públicos, influyendo en los atributos asociados con la Capacidad Corporativa y la Responsabilidad Social Corporativa de las empresas (Brown, 1998; Brown and Dacin, 1997; Brown and Cox, 1997; Berens and Van Riel, 2004). La política y las acciones de Cuidadanía Corporativa contribuyen a reforzar los atributos de Responsabilidad Social Corporativa, lo cual permitirá expandir y reforzar la Reputación Corporativa de las empresas.

3.- Responsabilidad social corporativa
Responsabilidad Social Corporativa (RSC), también llamada Responsabilidad Social Empresarial (RSE), es la contribución activa y voluntaria de las empresas al mejoramiento social, económico y ambiental con el objetivo de mejorar su situación competitiva y su valor añadido.
La Responsabilidad Social Corporativa, va más allá del cumplimiento de las leyes y las normas, dando por supuesto su respeto y estricto cumplimiento. En este sentido, la legislación laboral y las normativas relacionadas con el medioambiente son el punto de partida.
El cumplimiento de estas normativas básicas no se corresponde con la Responsabilidad Social, sino con las obligaciones que cualquier empresa debe cumplir simplemente por el hecho de realizar su actividad. Sería difícilmente comprensible que una empresa alegara actividades de RSE si no ha cumplido o no cumple con la legislación de referencia para su actividad.
Bajo este concepto de administración y de gerencia se engloban un conjunto de prácticas, estrategias y sistemas de gestión empresariales que persiguen un nuevo equilibrio entre las dimensiones económica, social y ambiental.
Como parte de la RSC destaca el interés por la sostenibilidad. Además, caben en ella las prácticas relacionadas con el buen gobierno de las compañías, como son: la democracia corporativa (las relaciones de poder al interior de la empresa); el espíritu de cooperación de la empresa con sus clientes, proveedores, competidores, gobiernos; los compromisos de transparencia que adquieren las empresas con la sociedad y que se hacen efectivos a través de la rendición de cuentas en forma, normalmente, de informes o memorias anuales verificables por organismos externos; la ciudadanía corporativa entendida como los derechos y obligaciones de la empresa dentro de la comunidad a la que pertenece.
Los antecedentes de la RSE se remontan al siglo XIX en el marco del Cooperativismo y el Asociacionismo que buscaban conciliar eficacia empresarial con principios sociales de democracia, autoayuda, apoyo a la comunidad y justicia distributiva. Sus máximos exponentes en la actualidad son las empresas de Economía social, por definición Empresas Socialmente Responsables.
La RSC puede enfocarse a mejorar: a. La calidad de vida laboral; b. El medio ambiente; c. La comunidad donde está instalada la empresa; d. El marketing para desarrollar una comercialización responsable; e. La ética empresarial.
En los últimos años han surgido diferentes iniciativas mundiales que han impulsado la incorporación de la Responsabilidad Social en la estrategia empresarial.
Diferentes instituciones y organizaciones, formadas por multitud de Estados, han desarrollado iniciativas para promover y fomentar el comportamiento socialmente responsable de las empresas mundialmente.
Generalmente todas estas iniciativas o proyectos incluyen una serie de normas o recomendaciones que, si bien no son de obligado cumplimento, sí incorporan un compromiso por parte de los Estados adheridos para fomentar su desempeño en el entramado empresarial de sus respectivos países. Conviene asimismo señalar que, mediante estos proyectos mundiales, lo que también se busca es uniformidad de principios, actuaciones y medidores de la RSC de forma que la labor de las empresas en este ámbito pueda ser reconocida no sólo en el entorno más cercano de la empresa sino también en el ámbito internacional.
Las iniciativas mundiales en el ámbito de la Responsabilidad Social de la Empresa más destacables son:

Pacto Mundial: iniciativa lanzada por la Organización de las Naciones Unidas con el objetivo de promover la conciliación de los intereses empresariales con los valores y demandas sociales.

Libro Verde: Fomentar un marco europeo para la responsabilidad social de las empresas: Mediante el presente documento la Comisión Europea creó un foro de debate para conocer cómo la Unión Europea podría fomentar el desarrollo de la responsabilidad social en las empresas europeas así como también en las internacionales, aumentar la transparencia y la calidad informativas de las sociedades y mejorar la contribución de las mismas al desarrollo sostenible.


Líneas directrices de la OCDE para empresas multinacionales: Se encuadran dentro de la “Declaración sobre Inversión Internacional y Empresas Multinacionales” que la Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo (OCDE) publicó durante el año 2000. La finalidad de las directrices es promover la cooperación de las multinacionales al desarrollo sostenible, así como fomentar las actuaciones responsables de estas empresas en las comunidades en las que operan. Global Reporting Iniative: Iniciativa creada en 1997 por la organización no gubernamental CERES (Coalition for Environmentally Responsible Economies) junto con PNUMA (Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente), con el apoyo de numerosas instituciones privadas, empresas, sindicatos, ONGs y otras organizaciones «con el objetivo de fomentar la calidad, el rigor y la utilidad de las Memorias de Sostenibilidad».


4. Instrumentos para la Gestión Ética
El Pacto Global (Global Compact) es un instrumento de las Naciones Unidas (ONU) que fue anunciado por el secretario general de las Naciones Unidas Kofi Annan en el Foro Económico Mundial (Foro de Davos) en su reunión anual de 1999.
Su fin es promover el diálogo social para la creación de una ciudadanía corporativa global, que permita conciliar los intereses de las empresas, con los valores y demandas de la sociedad civil, los proyectos de la ONU, sindicatos y Organizaciones no gubernamentales (ONGs), sobre la base de 10 principios en áreas relacionadas con los derechos humanos, el trabajo, el medio ambiente y la corrupción.
El Pacto Global se inserta en la lista de iniciativas orientadas a prestar atención a la dimensión social de la globalización. Al presentarlo Kofi Annan manifestó que la intención del Pacto Global es "dar una cara humana al mercado global".
El Pacto Mundial de las Naciones Unidas ha tenido una gran acogida entre empresas, sindicatos, entidades educativas y ONGs, pero también ha sido criticada por no tener carácter obligatorio.
La Oficina del Pacto Global está conformada por seis agencias de las Naciones Unidas: el Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACDH), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), y la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI).
El Pacto Global es un instrumento de libre adhesión para las empresas, sindicatos y organizaciones de la sociedad civil, para aplicar los Diez Principios que lo integran en sus estrategias y operaciones. La entidad que adhiere al Pacto Global asume voluntariamente el compromiso de ir implantando los diez Principios en sus actividades cotidianas y rendir cuentas a la sociedad, con publicidad y transparencia, de los progresos que realiza en ese proceso de implantación, mediante la elaboración de Informes de Progreso.
Los Diez Principios
Derechos Humanos
• Principio Nº 1. Apoyar y respetar la protección de los derechos humanos.
• Principio Nº 2. No ser cómplice de abusos de los derechos.
Ámbito laboral
• Principio Nº 3. Apoyar los principios de la libertad de asociación y sindical y el derecho a la negociación colectiva.
• Principio Nº 4. Eliminar el trabajo forzoso y obligatorio.
• Principio Nº 5. Abolir cualquier forma de trabajo infantil.
• Principio Nº 6. Eliminar la discriminación en materia de empleo y ocupación.
Medio Ambiente
• Principio Nº 7. Apoyar el enfoque preventivo frente a los retos medioambientales.
• Principio Nº 8. Promover mayor responsabilidad medioambiental.
• Principio Nº 9. Alentar el desarrollo y la difusión de tecnologías respetuosas del medio ambiente.
Anti – Corrupción
• Principio Nº 10. Las empresas deberán trabajar contra la corrupción en todas sus formas, incluidas extorsión y criminalidad.

5. Racionalidad económica y trasformación moral.
La economía moral es convocada a existir como resistencia a la economía del "libre mercado": el alza del precio del pan puede equilibrar la oferta y la demanda de pan, pero no resuelve el hambre de la gente.
La "radicalización" del paradigma de la producción que, para superar sus inconsistencias, propone György Márkus, significa partir de los problemas teóricos y las exigencias prácticas del presente para reconstruir las "intenciones originales" de Marx: el significado objetivo de su "ruptura" con tradiciones teóricas anteriores.
También significa que la precondición de la posibilidad de la teoría crítica es la realidad empírica "vivida" de necesidades radicales que trascienden, en su contenido, el presente, apuntan hacia una nueva organización social, y condicionan el contenido conceptual de la teoría, puesto que la distinción entre "condiciones materiales" (fuerzas productivas) y "relaciones sociales" sólo se puede trazar en función de dichas necesidades. Las primeras son los elementos sociales que en relación con las necesidades representan una precondición necesaria de la vida humana, una objetividad indiscutible (no valorativa); mientras las segundas (que regulan la reproducción de dichos elementos) pueden ser cambiadas y por ello tiene sentido cuestionarlas. La teoría crítica puede volver imaginable un futuro alternativo, dando así voz a la miseria muda del presente y transformándola en aspiraciones radicales concientes, sostiene GM. La teoría crítica como atalaya del historicismo radical de la finitud humana, dice GM, al analizar el presente desde el punto de vista de una alternativa de futuro basada en necesidades radicales definidas, ha de probar su carácter universal: su capacidad de conducir la unificación práctica del género humano. Pero en vez de la unicidad del sujeto radical acepta su pluralidad inevitable.
Si la pluralidad de valores se plantea como valiosa en si misma, entonces la unidad del género humano ya no se puede pensar ni bajo la categoría de un agente único de transformación radical ni bajo la noción de un consenso alcanzado; se tendría que entender como diálogo ininterrumpido, basado en la solidaridad práctica y la tolerancia creativa, entre diferentes culturas y formas de vida.
GM concluye su obra con reflexiones magistrales sobre la filosofía y sus conceptos básicos: La filosofía sólo puede sobrevivir si se asume como actividad que nos recuerda algo que ya conocemos en la práctica de la vida -el entretejimiento indisoluble de los 'hechos' y las 'reglas' como fundamento incuestionable de la racionalidad humana. El paradigma de la producción sostiene la unidad indisoluble de hechos y reglas en la constitución del mundo vital como realidad material humana. GM aclara que la distinción que tiene sentido hacer no es entre hechos desnudos y reglas desencarnadas derivadas de convenciones, sino entre dos elementos, dos constituyentes de la realidad, ambos constituidos mediante reglas, pero de distinto tipo: reglas 'técnicas' y reglas en sentido estricto sociales, distinción que es siempre relativa al momento histórico, a la situación vital de los sujetos sociales que la trazan. Continúa así: la acción racional sólo es posible si uno puede distinguir, por un lado, entre sus condiciones y los medios disponibles que se han de tomar en cuenta y utilizar, y por el otro, los objetivos y fines que han de elegirse y tratar de alcanzar. Cuando la actividad social deja de ser dirigida por la tradición, cuando su carácter poético (creativo) se vuelve un problema conciente, surge entonces la tarea de establecer esta distinción de manera sistemática, general y justificada.
Ruth Levitas (RL) distingue la función heurística y axiológica de la utopía de su función sistemática que busca diseñar maquetas detalladas de una sociedad futura y coincide con E.P. Thompson (EPT) en que la importancia de Noticias de ninguna parte radica en que corporiza valores alternativos en un modo de vida alternativo, pero cuya función central no es ofrecer un modelo de sociedad sino subvertir el presente. RL cita la idea de Abensour que da título al capítulo: "en una aventura así, el sentido común de la sociedad burguesa cae en desorden y entramos al espacio propio y novedoso de la utopía: la educación del deseo... se trata de enseñarle al deseo a desear, a desear mejor, a desear más y sobre todo a desear de manera distinta" y la complementa: Noticias de ninguna parte "nos invita a experimentar lo que significaría estar en plena posesión de nuestra humanidad" RL narra las conclusiones a las que llega EPT: 1) el marxismo tardío apagó la imaginación utópica y recayó en el utilitarismo del crecimiento económico; 2) reivindicar a Morris reivindica al utopismo mismo para que recorra el mundo de nuevo sin vergüenza; 3) el marxismo, reino del conocimiento, y la utopía, reino del deseo, son complementarios, lo que coincide -añade RL- con la idea de Bloch de la corriente caliente (pasión) y la fría (análisis) del marxismo.
La función de la utopía conlleva la postulación de una escala de valores radicalmente distinta que permite un "salto fuera del reino de la necesidad hacia un reino de libertad imaginado en el cual el deseo puede realmente indicar elecciones o imponerse como necesidad", dice EPT citado por RL, quien añade brillantemente que si "la función de la utopía es la educación del deseo, la función de la educación del deseo es la realización de la utopía". RL cita la distinción de Raymond Williams entre utopía (transformación deliberada) y ciencia ficción (transformación surgida de un cambio tecnológico o de las circunstancias). Lo que le parece valioso a Williams en la utopía de Morris es, señala, el "reconocimiento del largo proceso de desarrollo de nuevas necesidades, condiciones y relaciones sociales". Destaca la conciencia de Morris: "Es imposible construir un esquema para la sociedad del futuro pues nadie puede de verdad sustraerse mentalmente de su propio tiempo". Las obras de EPT y Bloch han debilitado el tradicional rechazo marxista a la utopía. Las funciones educativa y transformadora de soñar, transformación cuyo objetivo es superar la alienación, el papel del arte tanto en prefigurar dicha experiencia (Bloch) como en su realización (Morris) son todas pretensiones de la utopía que si no estuvieran contenidas en el marxismo son al menos compatibles con él y son su complemento indispensable, concluye RL. Levitas y Márkus (la utopía y la teoría crítica) buscan por caminos cercanos el mismo propósito: el florecimiento humano.

6. Cuestiones éticas en la gerencia.
Desde el momento en que se produjo el derrumbe del mito según el cual, el crecimiento económico conducía de modo necesario al desarrollo social y coincidentemente con la convergencia de resultados de líneas de pensamiento, que han sido críticas del colonialismo y la miseria en las regiones pobres del mundo, se ha venido fortaleciendo una visión ética de los problemas del desarrollo (Ferrer, 2004).
Según Velásquez (2006), el crecimiento económico y desarrollo humano en Venezuela muestra que el crecimiento apoya el proceso de desarrollo y éste último, a su vez, le imprime fluidez y eficiencia al primero. Por tal motivo, la estrategia de desarrollo nacional debe estimular la recuperación del crecimiento económico sostenido como instrumento necesario, aunque no suficiente, para mejorar el desarrollo humano y disminuir la tasa de pobreza.
En este mismo orden de ideas, el desarrollo humano es un enfoque alternativo que trata de orientar las estrategias y las políticas de desarrollo, enfatizando que el fin del desarrollo es la gente. Las oportunidades que valoran los seres humanos son infinitas y cambian a través del tiempo. Sin embargo, independientemente del nivel de desarrollo que tenga un país, las tres oportunidades esenciales para la gente son: a) disfrutar de una vida prolongada y saludable; b) adquirir conocimientos y c) tener acceso a recursos e ingresos suficientes para mantener un nivel de vida decente. Así el objetivo básico del desarrollo humano es el de generar un ambiente adecuado para que los seres humanos disfruten de una vida prolongada, saludable y creativa.
Los aportes recientes de Sen (2002) destacan el papel de las libertades en el proceso de desarrollo, éste se concibe como: "…. un proceso de expansión de las libertades reales de que disfrutan los individuos. En este enfoque se considera que la expansión de la libertad es 1) el fin primordial y 2) medio principal de desarrollo… Desde este punto de vista el desarrollo es el proceso de expansión de las libertades humanas y su evaluación ha de inspirarse en esta consideración".
Según Velásquez (2006) puede ocurrir que el crecimiento económico no genere oportunamente suficientes empleos bien remunerados, no promueva mayor equidad en la distribución del ingreso y la reducción de la pobreza, no aumente la participación y la democracia, promueva la pérdida de identidad y la discriminación cultural, promueva la destrucción de los recursos y el deterioro del ambiente, poniendo en peligro el desarrollo humano de generaciones futuras.
Esto lleva a anticipar que un país con rápido crecimiento económico y lento desarrollo humano no logrará mantener su nivel de actividad económica y acelerar su desarrollo humano, de manera que el diseño de política económica debe ocurrir en un contexto de consistencia temporal y sostenibilidad. Según Sen (1998), cabe preguntar si el hecho de reconocer la importancia del "capital humano" ayudará a comprender la relevancia de los seres humanos en el proceso de desarrollo.
Si en última instancia se considerara el desarrollo como la ampliación de la capacidad de la población para realizar actividades elegidas (libremente) y valoradas, sería del todo inapropiado ensalzar los seres humanos como "instrumentos" del desarrollo económico. En consecuencia, la ampliación de la capacidad del ser humano reviste a la vez una importancia directa e indirecta para la consecución del desarrollo. Indirectamente, tal ampliación permitiría estimular la productividad, elevar el crecimiento económico, ampliar las prioridades del desarrollo y contribuiría razonablemente a controlar el cambio demográfico; directamente, afectaría el ámbito de las libertades humanas, el bienestar social y la calidad de vida tanto por sus valores intrínsecos como por su condición de elemento constitutivo de las mismas. La interpretación tradicional del concepto de "capital humano" tiende a concentrarse en la segunda función que desempeña la ampliación de las capacidades del ser humano, es decir, la de generar ingresos. Y aunque este aspecto no deja de ser importante para los ingresos, se habrá de añadir los beneficios y ventajas de tipo "directo" o primario. Dicha ampliación es de naturaleza adicional y acumulativa en vez de una alternativa a la actual noción de "capital humano". El proceso de desarrollo no es independiente de la ampliación de las capacidades del ser humano, dada la importancia de ésta última al nivel instrumental.
Entre los autores que sustentan la actual concepción de una Ética del Desarrollo o Ética para el Desarrollo se encuentran Goulet (1995), Crocker (2001) y sobre todo Sen (2002), citados por Ferrer (2004), quienes han permitido llegar en la época actual a caracterizar la Ética del Desarrollo como una reflexión sobre los fines y medios que acompañan los cambios socioeconómicos en los países por la búsqueda de calidad de vida. Después de los antecedentes de esta línea, que fueron forjándose en contextos reales de pobreza y que se remontan a la década de los años sesenta, se ha producido un desplazamiento de las discusiones hacia la centralidad del desarrollo como asunto ético (Sen, 2002), problemática en la cual está involucrada no solamente la prosperidad material, sino también las posibilidades de cohesión social y de participación política.
Ahora bien, la complejidad de la problemática del desarrollo no puede ser abordada desde visiones interesadamente simplificadoras o reduccionismos sociales, o de reduccionismo ideológico que transforman la realidad en un esquema (Iglesias, 2001). Se hace necesario plantear con nuevo vigor en esta perspectiva, los problemas de una sociedad, a veces, sin horizonte social, temporal, ni ecológico o del Estado y su papel compensador en una sociedad desigual.
Nace la formación crítica de agentes de desarrollo y la promoción de actividades de colaboración entre colectivos comprometidos en tareas que permitan llegar a una propuesta de reflexión ética que, al tiempo que desmitifique el enfoque reduccionista, fomente un modelo de desarrollo que apunte a la sensatez por programas sociales y planes de reformas estructurales, por el cambio de actitud moral del ciudadano.
Refiere Martínez (2000) como el esfuerzo no se limita a la formación de programas y planes sociales, requiere discutir cómo se entiende el desarrollo. Tampoco se ciñe a la mera propuesta de un código ético, para ser aplicado de modo inmediato por los agentes sociales, sino que busca ofrecer una reflexión sobre el trasfondo ético que debe ser aclarado antes de la elaboración de códigos éticos concretos. Por ello, después de ubicar la Ética para el desarrollo en el campo de las éticas aplicadas y de resaltar la importancia de conceptos claves sobre necesidades básicas, es necesario concentrarse en metas formuladas en términos de valores y normas necesarias para la ejecución de tareas coherentes. Así, la compleja interdependencia entre valores, instituciones y normas de comportamiento del ciudadano, así como entre la respectiva búsqueda de equidad en la distribución y para visualizar la interdependencia entre equidad y eficiencia, entre valores e instituciones.
Por tanto, la falta de equidad en una esfera puede conducir a una pérdida de eficiencia y desigualdades en otras (Sen, 2002). Por ello, al promover una reflexión sobre los desafíos éticos del desarrollo, en especial los que plantea el nuevo orden económico que prevalece en nuestros días, se procura despertar la conciencia sobre un aspecto bastante olvidado en el debate contemporáneo: la dimensión moral que lo acontece (Sen, 2002). Esto significa que cuando se habla de los desafíos éticos, que plantea el proceso de desarrollo que está viviendo la humanidad en el orden político, económico y social, debe abocarse a examinar sobre la búsqueda de valores universales, desde una ética social.
Tal y como lo establece Elegido (1996), por lo general la gente piensa en la ética en relación con las acciones individuales, pero existen dos razones de importancia en la vida cotidiana. En primer lugar, la postura ética de un individuo se ve afectada por la postura de sus grupos de referencia. En segundo lugar, los valores éticos institucionales influyen en modo considerable en su capacidad de desempeñarse de manera congruente. La raíz de la cuestión es cómo ciertas responsabilidades individuales derivan de la pertenencia de un individuo a cierta comunidad, y esas responsabilidades no existirían si tal individuo no perteneciera a ella.
Tanto la familia, como las instituciones y organizaciones sociales viven en un reto permanente por sobrevivir. En las postrimerías de un milenio, todavía se tienen que discutir cuestiones esencialmente básicas para la convivencia social humana. La necesidad de un ejercicio ético se debate en los foros profesionales, empresariales y políticos. Muchos argumentos se levantan para justificar actitudes y comportamientos que dejan mucho que desear en los campos privado y público.
De todos modos, la responsabilidad por el rescate de los valores y principios legítimos que pueden dar continuidad y prosperidad a nuestra civilización sigue siendo de cada individuo. Por eso no apelamos ya a la institucionalización de códigos de conducta moral desde los estamentos de poder, ni desde las oficinas ejecutivas de las grandes corporaciones. La ética debe ser parte de la educación del individuo desde su infancia, reforzada especialmente por la educación familiar y formal.
El desarrollo no se puede simular. Hay leyes que lo determinan. Una de esas leyes es la llamada "ley de la cosecha". Sea que resulte claro o no, usted cosecha lo que siembra. Por eso hay que reconocer que si queremos una gerencia más íntegra, éticamente efectiva hay que comenzar desde ahora a educar en los principios éticos a las próximas generaciones de gerentes.

7. Cuestiones éticas en Las tecnologías de la información y de la comunicación (TIC).
Las tecnologías de la información y de la comunicación (TIC) están invadiendo todos los aspectos de la existencia humana y están planteando serios desafíos a valores sociales que se consideraban firmemente establecidos. Es cierto que las tecnologías de la computación, Internet y la World Wide Web han creado posibilidades a nivel global que no estaban antes disponibles ni para los individuos ni para las organizaciones. Pero también es cierto que han surgido nuevas cuestiones éticas porque los cambios están afectando las relaciones humanas, las instituciones sociales y principios morales básicos que se espera tengan vigencia en las distintas sociedades y culturas.
La nueva sociedad basada en las tecnologías de la información y de la computación debería constituirse en un instrumento para la integración social, para formar una sociedad coherente e inclusiva. Debería tender a reducir las desigualdades existentes y asegurar el acceso general a la información y a los servicios. Es indudable que esta sociedad presenta un enorme potencial y habrá de ofrecer muchas oportunidades que es necesario identificar y para las cuales es indispensable formarse. Su desarrollo no puede constituir sólo una expansión de la infraestructura de la información y de la comunicación. Deberá tratarse de una sociedad informada y participativa que transcienda de la noción tecnocéntrica para adquirir una dimensión humana en la cual el conocimiento compartido constituya la base de la cohesión social.
El mundo está sujeto a un cambio casi permanente originado en las nuevas tecnologías. Muchos de esos cambios pueden ser considerados como positivos. Y, sin duda, para algunos lo han sido y lo serán en el futuro. Otros han sido perdedores a lo largo del proceso. Esto ha llevado a plantear una suerte de dicotomías vinculadas con estos procesos. Así se mencionan los que tienen y los que no, los ricos en información y los pobres en información, los viejos y los jóvenes, los desarrollados y los en desarrollo, los online y los offline, los usuarios y los desarrolladores, los alfabetos en computación y los iliteratos en computación, los locales y los globales. El mundo de las TIC parece haberse segmentado en muchas partes.
Sin embargo, también es cierto que los nuevos problemas éticos que ya se han presentado y que siguen surgiendo a una velocidad que en muchos casos parece superar la propuesta de soluciones, requiere un análisis particularizado que podría centrarse en las cuestiones referidas a privacidad, control de trabajadores, propiedad, seguridad, acceso y poder, globalización, responsabilidad moral y profesional.
a.- Privacidad
Este ha sido, probablemente, el primer tópico que se planteó en relación con las nuevas tecnologías y aquel que ha recibido mayor atención por parte de la opinión pública. Al comienzo la preocupación se centraba en la posibilidad de abuso por parte de las autoridades públicas respecto del ingente acervo de información, referida a los ciudadanos, que las mismas habían recolectado a lo largo del tiempo. Las nuevas tecnologías permitían acceder a cantidades de datos y operar con los mismos con alcances y velocidades antes inimaginables. La preocupación se presentó en los Estados Unidos cuando los intentos de reunir toda la información individual (datos censales, impuestos, servicio militar, ayuda social, etc.) bajo un único número de identificación despertó una reacción pública adversa atemorizada por una posible intervención tipo “gran hermano”. En definitiva, tales intentos fueron abortados en su mismo origen. De hecho, ello obligó a aprobar un cuerpo de legislación tendiente a proteger la privacidad de información eventualmente amenazada por la creciente utilización de las computadoras.
Pero, la muy rápida evolución de las tecnologías, la baja en los costos de dichas tecnologías, la aparición de software amigable para el usuario, la difusión de Internet, la casi general utilización del correo electrónico, el desarrollo de nuevos instrumentos computerizados para el monitoreo en los lugares de trabajo, los avances en los procesos de control por parte de agencias de inteligencia, han planteado y siguen planteando serias preocupaciones en la población que parece avizorar una creciente invasión de su intimidad a través de muy distintos canales difíciles de evitar.
En principio no aparece demasiado claro qué se entiende por privacidad, en particular en vista de todos los desarrollos mencionados más arriba. Un antecedente podría ser lo enunciado en la Declaración Universal de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en 1948 que en su artículo 12 estipula que “nadie será objeto de injerencias arbitrarias en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia... Toda persona tiene derecho a la protección de la ley contra tales injerencias...”. Pero esto resulta hoy claramente insuficiente.
De George hace notar que la noción de privacidad es relativa, ya que varía de manera considerable de una sociedad a la otra. En los primeros análisis referidos a ese tema aparece como clásica una definición dada por Warren y Brandeis que identifican la privacidad como “el derecho a ser dejado solo” y sostienen que las leyes deberían proteger “la privacidad de la vida privada”. Boatright, y también otros críticos, encuentran la definición a la vez demasiado amplia en ciertos aspectos y estrecha en otros. Y se supone que ello se debe a que se confunde el concepto de privacidad con el de libertad. Se reconoce como mejor una definición en la cual la privacidad se expresaría en términos de control respecto de la información acerca de uno mismo. Al parecer, una mejor definición sería la dada por W.A. Parent quien define la privacidad como “la condición de que el conocimiento personal no documentado acerca de uno mismo no pueda ser poseído por otros”. Y por conocimiento personal se entiende a aquellos hechos que la mayoría de las personas, en cualquier sociedad y tiempo, no desean que sean ampliamente conocidos.
Bynum señala que desde la década del sesenta se ha avanzado en el desarrollo de una teoría de la privacidad definida como el ”control sobre la información personal”. Pero otros autores han señalado que esa concepción es claramente insuficiente y más que de control habría que referirse a “acceso restringido”.
Boatright considera que en sus análisis el concepto de privacidad se limita a las cuestiones que implican la información en el sentido planteado por Parent. De George, por su parte, manifiesta que el concepto se refiere a muchas acciones y casos pero que lo pertinente en materia de las nuevas tecnologías tiene que ver con la privacidad de la información y la privacidad electrónica. La primera es coincidente, en gran medida, con la concepción de Parent y la problemática se agudiza con el hecho de que en el presente mucha información personal está guardada en bases de datos en computadoras. Muchas personas pueden tener acceso a dichas bases, algunas en forma autorizada y otras, de modo crecientemente sencillo, en forma no autorizada.
En cuanto a la privacidad electrónica la misma está vinculada con el uso del e-mail y de Internet por parte de los trabajadores en su lugar de trabajo. Estos esperan que el correo electrónico tenga el mismo nivel de protección que tiene el correo común. Y ello no es así toda vez que se utilizan computadoras propiedad de la empresa. Al respecto no parece existir una regla ética obligatoria. Incluso en los Estados Unidos la justicia ha determinado que al ser las computadoras propiedad de las empresas, éstas podrán determinar libremente cual será su política respecto de la privacidad del e-mail: respetar la privacidad de los e-mails, salvo en caso de ser requerida información por agencias gubernamentales, o disponer el acceso ilimitado a los mismos por parte del management o de los supervisores.
Sin embargo, se considera que sería correcto que las empresas informaran a sus empleados respecto de tal política para que los mismos no operen bajo la creencia errada de que sus e-mails gozan de un derecho a la privacidad que, en realidad, no tienen. Por otra parte, las empresas deberían tener claro que los trabajadores habrán de considerar que una política de libre acceso a sus mails implicaría una clara muestra de desconfianza por parte de la organización.
Respecto del acceso a Internet en el lugar de trabajo el planteo es similar al efectuado respecto del e-mail en el sentido de que las empresas pueden decidir acceder al uso que del mismo se ha hecho. Pero, además, existen dos cuestiones adicionales que también resultan problemáticas: el abuso en la utilización del tiempo y el acceso a sitios no vinculados con el empleo y aun a sitios inconvenientes o ilegales (pornografía, pedofilia, terrorismo).
Debe tenerse presente que los problemas de privacidad no se presentan en forma exclusiva en los lugares de trabajo. También en el hogar y en otras circunstancias pueden producirse invasiones a la privacidad que, por cierto, no están reguladas o controladas por la ley. La evolución de las tecnologías de la información ha incrementado notoriamente la capacidad de vigilancia, comunicación, intervención, acumulación, almacenamiento y recuperación de información, sin que el interesado sea necesariamente consciente de tales situaciones. Y lo que vuelve la cosa más sería es el hecho de que la información tiene un valor creciente en nuestra sociedad y es una fuente de poder. Parafraseando a Sir Francis Bacon podríamos decir que “la información es poder” . En esta sociedad de la información la misma constituye un activo crecientemente valioso para los hacedores de políticas. Y es bien cierto que no todo el mundo es plenamente consciente de cuanta información respecto de nosotros mismos debe figurar actualmente en muchas bases de datos públicas y privadas. Y tampoco podemos tener seguridad alguna de que dicha información sea realmente correcta ni se puede determinar quien o quienes tendrán acceso a la misma y con qué propósitos.
Por otra parte, los cambios se producen tan rápido que resulta muy difícil seguirles los pasos y establecer salvaguardias que resulten efectivas. Aquí se plantean claros dilemas. Por una parte, la posibilidad de tener fácil acceso a la información personal puede facilitar las cosas en materia de trámites y aún de búsqueda de personas. Pero ello es al precio de una clara amenaza a la privacidad e intimidad que lamentablemente no puede ser controlada. Es maravilloso tener la posibilidad de conectarse con personas en cualquier lugar del mundo en forma casi instantánea: parientes, amigos, colegas. Tener acceso a diarios, revistas, artículos generales o profesionales especializados. Comprar libros y otros bienes online no disponibles en el propio país. Es como tener el mundo al alcance de la mano. Pero todo ello tiene un costo, una contrapartida de la cual hay que tener conciencia.
b.- Control y vigilancia en el lugar de trabajo
Estrechamente vinculada con el problema de la privacidad, pero con elementos claramente diferenciados, es toda la problemática referida al control y vigilancia en el lugar de trabajo. Esta cuestión no es nueva pero ha adquirido dimensiones insospechadas con el desarrollo de las nuevas tecnologías de la información. Y, por otra parte, la vigilancia y control pueden ser fácilmente extendidos más allá del ámbito laboral y llegar incluso al hogar o a otras actividades que se llevan a cabo más allá de las correspondientes a los respectivos empleos.
En el pasado los controles también se llevaban a cabo. Pero los mismos estaban a cargo de personas, generalmente supervisores o capataces, que estaban bien a la vista de los controlados. No había ocultamiento ni ambigüedad en esa actividad. De hecho, algunos autores quieren ver en la presente actividad de vigilancia una suerte de continuación del “taylorismo” en el cual los supervisores controlaban que se cumpliera con los tiempos y estándares que los procesos de producción masiva requerían.
Sin embargo, existe una clara diferenciación de fondo ante ambos procesos de control ya que en el presente los procesos de control tienen razones y motivaciones que difieren de las correspondientes a los anteriores procesos. Tal vez la única coincidencia podría encontrarse en el hecho de que en ambos casos una de las razones aducidas es la referida al logro de una mayor productividad y eficiencia en los procesos. Pero, en el presente tal deseo se contrapone con la demanda de privacidad del empleado que, en muchos casos, puede verse seriamente afectada por las acciones del empleador que podrían llegar a exceder el ámbito meramente laboral.
Los argumentos y razones aducidas por los empleadores para realizar los monitoreos laborales son sin duda razonables. Son los excesos los que no tienen justificación. Tal como se señalara más arriba, la principal razón es la referida a la productividad. Se sospecha siempre que el trabajador dedica buena parte de su tiempo a actividades en su propio interés y, aun se aleja de su lugar de trabajo. En segundo lugar, aparece el deseo y derecho del empleador de protegerse a sí mismo y a su propiedad de los riesgos que la actividad extralaboral del empleado le puede generar y defenderse también de posibles demandas. En tercer lugar, se ubica el control que se quiere ejercer sobre la posibilidad de espionaje realizado, en forma consciente o inconsciente, por el empleado. Luego se suelen mencionar razones vinculadas con el control de desempeño de los trabajadores, con la posibilidad de acoso entre supervisores y empleados o entre los empleados mismos, con la búsqueda de datos extraviados, con el uso de software ilegal o, meramente, para prevenir el uso personal de las computadoras de la empresa por parte de los trabajadores.
Estas situaciones de vigilancia no crean un ambiente favorable de confianza entre el management y los trabajadores de una empresa. Por el contrario, se genera un clima de sospecha y aun de resentimiento que no resulta, por cierto, favorable para la búsqueda de la productividad y la eficiencia que son, en definitiva, las principales razones aducidas para el monitoreo.
En casos extremos de vigilancia se ha llegado a límites que afectan ciertamente a la privacidad de los empleados. Ello se ha dado cuando, por ejemplo, se ha pretendido ejercer vigilancia encubierta en vestuarios, baños o cuartos de recreación de los trabajadores en los cuales ellos esperaban disfrutar de privacidad. Por otra parte, debe tenerse en cuenta que en la actualidad los empleados permanecen en su trabajo por horarios prolongados que les hacen imposible tener la posibilidad, antes o después del empleo, de realizar una multitud de trámites bancarios, comerciales, médicos y otros. En tal caso, resulta comprensible la necesidad de utilizar en horario de trabajo recursos informáticos de la empresa sin que por ello se los deba espiar y recriminar. Finalmente existen algunas modalidades de monitoreo que no parecen aceptables, o que por lo menos han generado una multitud de quejas. Entre ellas puede mencionarse una iniciativa de empresas mayoristas británicas proveedoras de supermercados y tiendas que obligan a sus trabajadores a usar pequeñas computadoras que se usan como brazales y en el dedo. Estas computadoras los dirigen vía satélite a los estantes del depósito donde están los productos que deben despachar a los minoristas. Estos aparatos incrementan la productividad de los trabajadores y bajan los costos al eliminar los tiempos muertos ya que los dirigen en el recorrido que deben hacer y fijan el tiempo que deben emplear. El debate se plantea entre los sindicatos que sostienen que el uso de estas computadoras convierte a los trabajadores en autómatas que no pueden tener iniciativas y que sólo siguen las instrucciones del aparato, que, por otra parte, puede determinar qué está haciendo en cada momento de su jornada laboral, y las empresas que argumentan acerca del supuesto efecto positivo que esta tecnología tiene sobre la moral de los equipos de trabajadores al facilitarles la tarea. También sostienen que la misma no se utiliza con un propósito de control o vigilancia. ¿Pero quién fija el límite?
En tales casos está presente un dilema de difícil solución. ¿Cómo compatibilizar el derecho a la privacidad del trabajador con el derecho que el empleador tiene de ejercer control sobre el lugar de trabajo y el uso que se hace del mismo. Aquí parecería evidente la necesidad de normas que regulen las formas en que pueden ser utilizadas las nuevas tecnologías. Y, sobre todo deberán tenerse presente dos principios éticos fundamentales. Por un lado, reconocer que por el hecho de que algo “pueda” hacerse no implica que “deba” hacerse. El segundo se refiere a la versión del imperativo categórico de Kant que sostiene que “las personas deben considerarse siempre como un fin y nunca como un medio”.
Pero estas formas de control que plantean tales dilemas han surgido porque los avances tecnológicos las han hecho posibles. Y estos avances parecen no cesar y vuelven cada vez más barata la instalación de aparatos que posibilitan la vigilancia.
Muchos de los aparatos utilizados se vinculan con el uso de computadoras y pueden monitorear su utilización por los usuarios, observar que archivos se han bajado, filtrar el acceso a ciertos sitios y prohibirlo a otros. También determinar cuanto tiempo se ha permanecido en los mismos. También se controlan los llamados telefónicos. Además se siguen utilizando los más tradicionales sistemas de vigilancia por video y audio. Pero, hay que considerar el hecho de que los aparatos que utilizan microprocesadores pueden ser cada vez más pequeños y más poderosos. En consecuencia, podrían ser ubicados en lugares no detectables y ser activados a distancia sin que el trabajador sepa que se lo está vigilando.
Además de estos productos, que no aparecerían como demasiado revolucionarios, las empresas dedicadas a la seguridad están desarrollando, para su venta en el mercado, productos para la identificación biométrica de usuarios basados en la identificación de ciertas características individuales como las impresiones digitales, caligrafía, voz, ritmos de mecanografiado, geometría de la mano y patrones distintivos de las retinas de las personas. Debe notarse que en caso de que se utilicen tecnologías de tipo biológico para controlar al trabajador, las mismas pueden afectar su privacidad fuera del trabajo.
Es indudable que estas actividades de vigilancia generan un conflicto, difícil de resolver, entre los intereses del empleador y los del trabajador. El conflicto se plantea entre el derecho del empleador a conocer lo que sucede en el lugar de trabajo y a proteger su propiedad y el derecho del trabajador a la protección de su privacidad. Para evitar o minimizar esta contraposición de intereses se han sugerido una serie de pautas que sería necesario que los empleadores cumplieran, incluso para que los empleados no consideren a la tecnología como un enemigo a combatir. Un primer punto a considerar es el referido a la necesidad de informar a los trabajadores con antelación respecto del hecho de que van a ser controlados. Luego sería necesario observar los puntos siguientes:
1. Recolectar únicamente información pertinente al empleo y limitar el control al lugar de trabajo evitando lugares muy privados como los baños o los vestuarios.
2. No realizar monitoreos secretos.
3. Facilitar a los trabajadores el pleno acceso a la información recolectada referida a ellos mismos.
4. Requerir a los trabajadores que verifiquen la información obtenida antes de que la misma sea utilizada para evaluaciones del personal y evitar discriminación alguna basada en actividades extralaborales.
5. Aplicar un “estatuto de limitaciones” a la información recolectada, en el sentido de que se establezcan fechas ciertas de caducidad de la misma.
6. Requerir que el control obedezca al logro de intereses comerciales ciertos para la empresa.
Sin embargo, existen casos en los cuales parece aceptarse el derecho del empleador a controlar al trabajador, aun en caso de no contar con el consentimiento del mismo. Esto sería posible en el caso en que el control se realice ya sea para registrar transacciones comerciales, para asegurar el cumplimiento de normas regulatorias, mantener efectivas las operaciones del sistema y los estándares de entrenamiento y servicios. Y, como es natural, para prevenir o detectar actividades criminales o el uso no autorizado de las tecnologías del lugar de trabajo.
Al principio todas las actividades de vigilancia y control estaban rodeadas por un aura de temor que, según mencionamos, podían englobarse en el llamado “síndrome del gran hermano” cuando a las mismas se las vinculaban con alguna autoridad pública. Pero los desarrollos tecnológicos relacionados con la vigilancia han tenido características de miniaturización y baja de precios y se han generalizado de tal manera que las posibilidades de hacer uso de los mismos puede estar casi al alcance de cualquiera. Es así que, como señala el Economista, en la nueva sociedad que está surgiendo ya no será sólo el “gran hermano” quien esté observando sino también una multitud de “pequeños hermanos”.
c.- Propiedad
La cuestión de los derechos de propiedad, en el contexto de las nuevas tecnologías de la información y comunicación, es probablemente una de las más controvertidas. La problemática se plantea tanto en relación con el software como con los datos y también con el tiempo de computación.
En el pasado la propiedad estaba constituida por cosas tangibles, objetos corpóreos que se podían tocar y, eventualmente, trasladar de un lugar a otro. Hoy el principal activo es la información y, en una segunda etapa, el conocimiento. ¿Pueden ser poseídos la información y el conocimiento? ¿Puede hablarse de un derecho a conocer? ¿Un programa, un algoritmo, una base de datos pueden ser objeto de propiedad privada? ¿No existe una contradicción con el cada vez más amplio acceso en la Web y el deseo de restringir la posesión de mucha información y software que por ella circula?
Estas son algunas de las muchas preguntas a las cuales parece necesario encontrarles una respuesta. Y esto ha dado lugar a un sinfín de controversias. Por un lado, hay que establecer claramente una diferenciación entre los conceptos de datos, información y conocimiento que, en muchos análisis, parecen ser utilizados de manera indistinta. Luego habría que determinar con cierto grado de precisión a cual de esos conceptos nos estamos refiriendo cuando hablamos de eventuales derechos de propiedad.
Se ha dicho que la generación de datos no estructurados no conduce de modo automático a la creación de información y que la información no puede ser considerada automáticamente como conocimiento. Para que ello sucediera, sería necesario que se la clasifique y procese. Del análisis y reflexión respecto del producto obtenido surgirá el conocimiento. En el proceso de generación del mismo, los datos y la información constituyen materias primas de naturaleza intangible.
Algunos autores han procurado diferenciar claramente estos conceptos. Así se ha dicho que datos son la materia prima en bruto, que pueden existir en cualquier forma (utilizable o no) y que no tienen un significado por sí mismos. Otros adoptan una posición epistemológica particular al definir datos como “todos los hechos que pueden ser objeto de observación directa”. A continuación definen hecho como “todo aquello que ha sucedido realmente”. En este sentido se estaría adoptando la posición del empirismo que supone que existe una realidad externa a la mente humana que puede ser objeto de sensaciones y de mediciones. También se ha dicho que los datos son hechos no estructurados y no informados que existen en forma independiente del usuario.
En cuanto a la información parece necesario establecer sin ambigüedades su diferencia con el conocimiento dado que, con frecuencia, a ambos términos se les asigna el mismo significado. Desde la imprescindible definición dada por Fritz Machlup que veía la información como a “un flujo de mensajes o significados que pueden añadir, reestructurar o cambiar el conocimiento”, se ha diferenciado la información de los datos y del conocimiento de varios modos posibles.
Así se ha dicho que los datos se transforman en información cuando son interpretados por quien los recibe y que la información es descriptiva mientras el conocimiento es predictivo. También se ha dicho que la información son los datos que tienen “valor” y que el valor informativo depende del contexto. Por lo tanto, mientras no se ubican los datos en el contexto apropiado no se convierten en información y si el contexto desaparece también lo hace la información. Otro criterio señala que la información son datos a los cuales se les ha asignado significado por medio de una conexión relacional.
También se ha señalado que la distinción entre conocimiento e información corresponde a la diferencia entre un stock y un flujo. Si bien esta afirmación puede ser considerada como una metáfora útil para el análisis, la misma no debería ser tomada en forma literal. En tal sentido, K. Boulding señalaba que el conocimiento no puede ser visto como la acumulación de una pila de información, sino como una estructura muy compleja con sus partes conectadas de varias maneras con ataduras diversas. Los mensajes o señales que constituyen la información bombardean continuamente la estructura. Algunos pasan a través de intersticios sin afectarla, otros se adhieren y pasan a formar parte de la misma. Ocasionalmente aparece algún mensaje que resulta inconsistente con la estructura pero que no puede ser desechado por falso. En ese caso, la estructura debe sufrir un proceso completo de reorganización para resultar consistente con la nueva información. Sin embargo, como hace notar Machlup, todo tipo de experiencia, impresiones accidentales, observaciones e incluso “introspecciones internas” no inducidas por estímulos exteriores, pueden dar comienzo a procesos cognitivos que conducen a cambios en el conocimiento de una persona. En tal caso el conocimiento puede haberse adquirido sin haber recibido información adicional.
De acuerdo con lo anterior puede formularse un ordenamiento jerárquico de los tres conceptos analizados:

donde cada nivel es construido sobre la base del anterior. Pero debe tenerse presente que, en general, el punto de partida para la generación de nuevo conocimiento es el stock de conocimiento ya aceptado y que no todos los datos e información disponibles contribuyen a la construcción de nuevo conocimiento. En consecuencia podríamos formular el proceso de la siguiente manera:


donde las flechas hacia abajo indican los mensajes (datos o información) que se escurren por los intersticios de la estructura (conocimiento) sin afectarla ni agregar nada nuevo. Las flechas horizontales son aquellos que se adhieren a la estructura (conocimiento inicial) y que aumentan el stock de conocimiento. La flecha inclinada  representa aquellos mensajes que aportan algo nuevo que resulta inconsistente con la estructura inicial y que obligan a un proceso completo de reorganización de la misma.
Aquí habría que plantearse qué parte de ese proceso pueda ser considerado propiedad exclusiva de quien o quienes le dan origen. Y cabe formularse algunas preguntas. Si se parte de un conocimiento que está libremente disponible los datos que se le agregan al mismo para generar nueva información ¿serán propiedad de alguien o deberían ser libremente accesibles? ¿Y si se partiera de un conocimiento que no estuviera libremente disponible? A pesar de que con frecuencia, tanto en los diccionarios como en la bibliografía más especializada, se confunden los conceptos de datos, información y conocimiento existe una notoria diferencia entre los mismos. El mero acceso a cantidades cada ver mayores de datos y aun de información no asegura por sí mismo el crecimiento del conocimiento. Por un lado, buena parte de esos datos pueden ser (sin duda son) de aquellos que se escurren entre los intersticios y, además, resulta posible que la cantidad de tiempo que insume el navegar en medio de tan impresionante caudal, para poder desechar lo que no sirve, reduzca en forma considerable el tiempo disponible para pensar y sí sirve para agregar al conocimiento existente.
De acuerdo con lo anterior parecería claro que no debería considerarse la propiedad exclusiva de los meros datos. Una vez que esos datos se hayan convertido en información, ya sea mediante un proceso de clasificación, procesamiento o interpretación, ya no puede ignorarse el problema de la propiedad.
En varios países se han seguido distintas políticas con el propósito de defender la propiedad tanto del hardware como del software. Así, por ejemplo, en Japón la protección se ha dado en ambos casos mediante el uso de patentes. En cambio, en los Estados Unidos al comienzo se había decidido proteger con derechos de autor el software y con patentes el hardware. Pero más recientemente algún tipo de software fue patentado. Sin embargo, dado que tanto los derechos de autor como las patentes fueron desarrollados para productos muy diferentes de los relacionados con las computadoras una infinidad de problemas se han planteado que aún no han tenido una respuesta completamente satisfactoria. Así, solamente a título de ejemplo, podemos señalar algunas de las cuestiones problemáticas y controvertidas. Los datos y programas cargados en una computadora pueden ser considerados propiedad del dueño de la computadora. Pero, qué alcances tiene realmente dicha propiedad. En la medida que el programa ha sido comprado ¿puede ser reproducido libremente? Al parecer aquí la ley debe intervenir para fijar normas que impidan que se piratee la propiedad ajena. Pero las situaciones son muy variadas y no admiten una solución general. En muchos casos hay programadores que intercambian sus programas o permiten que sean reproducidos libremente. Otros reclaman su exclusiva propiedad aunque no hayan obtenido los derechos de autor sobre los mismos. Además, cuantos cambios deberán hacerse a un programa original para que pueda ser considerado un nuevo programa.
Sin embargo, junto con los reclamos respecto de las cada vez más elusivas modalidades de propiedad intelectual ha aparecido en la red una forma de libre circulación de información y conocimientos originados en los mismos usuarios. Se trata de los llamados wikis, documentos de hipertexto confeccionados en forma colectiva, de acceso libre para todas las personas que pueden interactuar en una página web, actualizándola y editándola en forma instantánea y democrática. Un buen ejemplo de ello es la Wikipedia, una enciclopedia online donde aportan millones de visitantes que contribuyen en forma libre y comunitaria a su contenido sobre una muy amplia variedad de temas, sin que sea necesario que el mismo sea revisado antes de ser aceptado para su publicación en la Web. Se publica en más de 100 idiomas y, en los principales, se puede acceder a más de 50000 artículos. La versión en inglés comenzó el 15 de enero de 2001. Tres años y medio después, en septiembre de 2004, unos 10.000 editores activos trabajaban en 1.000.000 de artículos en más de 50 idiomas. En marzo de 2005 la versión inglesa seguía liderando el proyecto y superó el hito de 500.000 artículos, alcanzando el millón y medio entre todos los idiomas. Por su parte, la Wikipedia en castellano comenzó el 20 de mayo de 2001, y a día de hoy cuenta con 56357 artículos. Todos los días cientos de miles de visitantes de todo el mundo hacen decenas de miles de ediciones y crean miles de nuevos artículos.
Wikipedia es un proyecto de la fundación sin ánimo de lucro Wikimedia, así como lo son los siguientes proyectos plurilingües y de contenido libre: Wikcionario (Diccionario con sinónimos), Wikilibros (Libros de texto y manuales), Wikiquote (Colección de citas), Wikisource (Documentos originales), Wikiespecies (Directorio de especies), Wikinoticias (Noticias libres), Commons (Imágenes y multimedia), Meta-Wiki (Coordinación de proyectos). El principio que orientó a sus fundadores fue que el saber humano debería intercambiarse y fluir sin necesidad de permiso alguno.
Algunos critican la falta de control del material incorporado a la Wikipedia que puede ser errado, o malicioso, propagandístico o subversivo, en relación con los mismos principios que procura defender. Ya algunas medidas se han tomado que impiden la edición de conceptos cuestionados o que los corrigen rápidamente. Por otra parte, se espera que los colaboradores más fieles provean rápidamente a modificar las intervenciones que tengan un carácter doloso .
Otro caso muy exitoso de información compartida, derivado en forma impensada de la comunidad hacker es el sistema operativo Linux. Este sistema comenzó como un proyecto hacker del programador Linus Torvalds, quien lo creó como un clon del sistema operativo UNIX y lo colocó en Internet para que pudiera ser bajado en forma gratuita. Luego el programa fue objeto de muchas otras modificaciones por parte de usuarios.
Ejemplos recientes de información y conocimientos compartidos en Internet son los llamados Weblogs, conocidos como blogs, que son diarios online y los RSS (Really Simple Syndication) que constituyen formatos diseñados para distribuir y compartir contenidos de la Web entre diversos sitios entre los cuales pueden mencionarse la BBC, CNET, CNN, Disney, Forbes, Motley Fool, Wired, Red Herring, Salon, Slashdot, ZDNet, y más, incluyendo los weblogs.
El fenómeno de los blogs es sorprendente. Al principio aparecieron como una derivación de las páginas web personales, pero hoy trascienden el rol de diarios personales y pueden ser brazos de campañas políticas, programas de medios o de corporaciones. Pueden ser escritos por un autor ocasional o ser el resultado de colaboraciones de una comunidad. Cada segundo aparece uno nuevo y más de 80.000 se crean por día. El conjunto de blogs, muchos vinculados por enlaces, se denomina blogosfera y su tamaño parece estar duplicándose cada cinco meses y medio. En el mes de julio se habían identificado 14.2 millones de weblogs y más de 1.300 millones de enlaces.
Existe además mucho software muy utilizado que puede ser bajado gratuitamente desde la Web. Entre los programas más utilizados podemos mencionar: Winamp, Firefox, WinZip, Itunes, RealPlayer, Acrobat Reader. Existen además una multitud de software libremente accesible que tiende a proteger la privacidad y a evitar los virus cada vez más corrientes.
Todos estos nuevos desarrollos definen espacios de libertad y conocimientos compartidos en cierto modo incompatibles con la noción de propiedad individual pero ciertamente congruentes con el espíritu que se supone debería caracterizar Internet y el nuevo universo de la información y de las comunicaciones.
d.- Seguridad
Un aspecto relevante y relacionado con los anteriores es el referido a la seguridad cuyo principal componente es el referido a crímenes realizados mediante la utilización de computadoras. Por supuesto que, al referirnos a la seguridad, se apunta a un género de seguridad lógica que aparece amenazada en una época caracterizada por los virus y los hackers. De la interacción de unos con otros se han generado situaciones que abarcan una gama de hechos que van de lo claramente delictivo a lo moralmente cuestionable.
El robo por computadora no deja de ser robo y, como tal debe ser castigado. La incidencia de la sustracción de fondos y activos parece estar creciendo y, con frecuencia, las empresas afectadas, en muchos casos bancos, no toman acciones contra los culpables, en caso de identificarlos, para no hacer público el hecho de que sus sistemas informáticos no son enteramente seguros.
También se han producido robos de información que pueden ser tanto o más dañinos que los anteriores. Han sido robados los datos de millones de usuarios de tarjetas de crédito. El crecimiento del e-commerce y del e-banking no deja de presentar dudas acerca de la información a la cual puedan eventualmente acceder quienes tengan conocimientos suficientes. Es también cierto que se han creado salvaguardias y existe software, incluso de acceso gratuito, para encriptar.
La ilusión de la privacidad y el anonimato en la Web es tan sólo eso: una ilusión. La actividad de los hackers parece no tener límites. Las nuevas salvaguardias que continuamente se están creando parecen constituir sólo interesantes desafíos para sus actividades. Un panorama de esto lo da el número de páginas web que están dedicadas a este tema. Ya no parece seguro darle un clic a cualquier enlace y, desde ya, en todo momento se enfatiza que hay que tener mucho, pero mucho cuidado, en abrir cualquier attachment que venga anexo a un correo que resulte sospechoso.
La última innovación en materia de actividad hacker parece estar dada por el llamado phishing que constituye un instrumento desarrollado para robar la identidad a través del e-mail. Su autor, bajo engaños, pretende que quien recibe un mail se vea engañado para revelar datos personales valiosos, como números de tarjetas de crédito, contraseñas, datos de cuentas bancarias. Para ello hace aparecer en los mails logos de apariencia legítima de organizaciones conocidas y otras informaciones identificatorias muchas veces tomadas de los sitios auténticos. Mediante un enlace suelen llevar a las incautas víctimas a un sitio falso (o un pop-up window) que luce exactamente como el sitio oficial. Y allí las víctimas del engaño pueden suministrar información personal a los perpetradores que la pueden utilizar para efectuar compras de bienes, para solicitar nuevas tarjetas o, en el peor de los casos, para robar la identidad. Lamentablemente, encuestas realizadas entre adultos usuarios de Internet por el Annenberg Public Policy Center de la Universidad de Pennsylvania en general fallaron en el test que se les realizó respecto de sus conocimientos relativos a la privacidad en los sitios Web y a la posibilidad de identificar los phishing mails dolosos. Tampoco demostraron conocer las agencias que en los Estados Unidos ayudan a los consumidores a monitorear la posibilidad de robo de identidad.
Otro aspecto problemático de gran difusión es el referido a los programas spyware que buscan identificar los hábitos de los usuarios de la Web para mostrarles luego publicidad específica dirigida a sus intereses aparentes. Estos programas realizan un seguimiento del tráfico de Internet de ciertas personas, identificando qué servidores se visitan, qué archivos se bajan, qué compras se realizan, qué operaciones de home banking se llevan a cabo. Es decir, compilan un registro de las actividades que, de manera creciente, las personas realizan en la Web. Existen, por supuesto, programas antispyware pero, como los ardides de quienes espían evolucionan y se sofistican de modo constante, también es necesario mantener actualizados los programas que pretenden contrarrestarlos. También hace tiempo ya que existen las cookies que aparentemente no serían tan dañinas ya que son mensajes enviados del web server al web browser, que este guarda y que luego se utilizan para identificar usuarios y presentarles páginas web personalizadas de acuerdo con sus probables gustos.
En materia de actividad de los hackers otro desarrollo muy conocido es el referido a los virus que desparraman en la Web, no necesariamente con propósitos ilegales. ¿Pero qué es un hacker? En los medios y el conocimiento común se lo suele identificar como un criminal de la computación. En realidad, la mejor forma de caracterizarlo es como un experto en computación y programación que en forma no autorizada se introduce en un sistema de computación. Al comienzo de su historia se denominaba así al intruso en la computadora. Actualmente se pueden distinguir dos significados del término. El negativo, ampliamente aceptado por los medios y la población, relacionado con las actividades criminales. El segundo, aceptado por la comunidad de la computación que reconoce en el hacker un programador brillante o experto técnico y rechaza la connotación criminal para la cual ha encontrado las designaciones alternativas de “cracker” o “black hat”.
Muchos hackers no se ven como criminales y se consideran más bien exploradores y defensores de la libertad en el ciberespacio ya que pueden detectar los riesgos en la seguridad. En ciertos casos se los contrata para que descubran las debilidades de ciertos sistemas informáticos. Pero la evidencia reciente nos señala los muchos problemas que los virus y sus autores han creado a la creciente comunidad de usuarios no expertos en el tema. Y también en este caso se requiere la utilización de programas antivirus permanentemente actualizados.
e.- Acceso y poder
La problemática del acceso a los sistemas informáticos se vincula con la cuestión del poder. El acceso a la información requiere del usuario cierto nivel mínimo de habilidades intelectuales: leer, escribir, razonar, calcular. Estas habilidades se reciben en el sistema educativo formal. Pero además de ciertos niveles de competencia en lo que podría definirse como literacy y numeracy se hace necesario añadir una nueva habilidad básica de interacción con las nuevas tecnologías que ha sido denominada informacy A nivel individual será el acervo de tales habilidades el que determinará la posibilidad de acceder a ciertos niveles de conocimientos y control. Los conocimientos estarán acumulados en los distintos medios de información: bibliotecas, radios, televisión, teléfonos y, de manera creciente, en computadoras personales o en terminales conectadas por redes. Pero, la posibilidad de tener acceso a la información en sí misma está relacionada con la problemática de la propiedad arriba analizada.
Así la cuestión del acceso presenta dos facetas que definen dos umbrales de acceso. Uno individual dado por los niveles de conocimientos necesarios para acceder a los nuevos sistemas de información. Y otro, global o nacional, que puede definirse por la brecha que experimentan quienes sólo tienen oportunidades limitadas de acceso a la tecnología, especialmente a Internet, en relación con los países más avanzados en ese aspecto. Es lo que se define como la brecha digital. En cierto sentido, parecería que la brecha, en lugar de ir cerrándose se fuera ensanchando y que los ricos fueran cada vez más ricos. Ello sería así, pues son los que tienen los medios y las oportunidades de tener acceso a la información y al conocimiento. Y un medio pensado para producir una creciente diseminación de ese conocimiento en forma igualitaria y democrática, parecería concentrarlo cada vez más. Y con el conocimiento se concentra el poder y con el poder también se concentra la riqueza.
Sin embargo, hay noticias que pueden despertar cierto grado de optimismo en esta cuestión. Si bien es cierto que la difusión del acceso a Internet no ha alcanzado los niveles que se esperaba, en buena medida por los costos que implicaría tener un equipo de computación y conectarse vía modem o por banda ancha, y aún por no tener posibilidades de conexiones eléctricas y telefónicas, ha surgido una alternativa bastante válida y que podría contribuir al achicamiento de la brecha. Son los teléfonos celulares.
El fenómeno adquiere especial relevancia en países africanos donde los teléfonos fijos son escasos, la electricidad muchas veces se corta, hay pocos aparatos de TV, las computadoras sólo pueden encontrarse en algunos ciber cafés de las principales ciudades. Pero los celulares se están difundiendo a una velocidad que supera en mucho a la de los países occidentales. De acuerdo con un estudio realizado con el apoyo de Vodafone, el gigante inglés de la telefonía celular, en Africa hay 82 millones de personas que utilizan teléfonos móviles sobre una población total de 700 millones. En 19 países africanos sobre cada 4 teléfonos 3 son celulares. En el estudio se muestra que en un país en vías de desarrollo un incremento de 10 celulares por cada 100 personas implicaría un incremento del PIB per capita de 0,59%. Además, de acuerdo con los resultados reseñados, tanto en Sudáfrica como en Egipto una considerable proporción de pequeñas empresas manifestaron que como consecuencia del uso de la telefonía celular sus beneficios habían aumentado, a pesar del mayor costo de las llamadas.
En realidad, todo parecería haber comenzado en Bangladesh donde a fines de los noventa el banco Grameen organizó Grameen Telecommunications, una organización sin fines de lucro para proveer servicios de telefonía de bajo costo en zonas rurales. Con fondos del banco los entrepreneurs locales (95% de ellos mujeres) compraron teléfonos celulares para proveer sus servicios a los pobladores y ambos grupos obtuvieron considerables beneficios de índole diversa. El ejemplo cundió y se organizaron otros emprendimientos similares. Así la Grameen Foundation USA los organizó en Uganda y Rwanda.
Si se tiene en cuenta el creciente número de funciones que pueden estar cumpliendo hoy los teléfonos celulares (fotografía digital, mensajes de texto, agenda, computadora, reproductor de música, acceso a Internet) parecería que esta tecnología es la que irá eliminando la brecha digital. Sin embargo, hay países que parecen temer esos avances y la diseminación del conocimiento que ello implicaría. Así el gobierno chino pretende aislar la conexión local a Internet de la del resto del mundo pues, si bien quiere acceder a los beneficios comerciales que la conexión implica teme la posible influencia política negativa que entiende podría tener para la estabilidad del gobierno. Sin embargo, los llamados bloggers chinos han encontrado la forma de dar vuelta a las restricciones ubicando a sus blogs en un server fuera de China ofrecido por voluntarios de un programa denominado “Adopt-a-Chinese Blog”. De este modo el gobierno no los puede censurar.
f.- Globalización y responsabilidad profesional
La evolución que se ha operado en el campo de la Ética de la Computación y la fusión de las tecnologías de la información con las de la comunicación, así como el creciente impacto de carácter global que estas tecnologías están teniendo ha llevado a muchos autores a preguntarse acerca de la naturaleza y alcance de las cuestiones que se discuten, algunas de la cuales fueron abordadas más arriba. De ese modo podría definirse de modo más preciso el campo de esta disciplina así como el nombre que mejor la definiría. Se ha propuesto el nombre “Global Information Ethics” para enfatizar el hecho de que los desarrollos tecnológicos más impactantes de las últimas décadas, Internet y la Web, tienen un carácter global y conectan a la gente en todo el mundo. Otra propuesta es la de designarla como “Information Communications Technology Ethics” para resaltar la convergencia que, en el contexto globalizado, se ha ido produciendo en las cuestiones éticas relacionadas tanto con la información como con las comunicaciones. A pesar de que no hay acuerdo sobre cambios en el nombre, o aun sobre si es necesario producirlos, se acepta el hecho de que Internet y la Web han tenido un impacto significativo sobre el carácter y el dominio de esta disciplina.
De acuerdo con Deborah Johnson con la tecnología de Internet han surgido nuevas cuestiones no existentes en la era pre-Internet. Ellas se refieren al alcance global e interactivo que tiene Internet, a la posibilidad de poder comunicarse en forma anónima y de reproducir la información en el medio. Estas características implicarían una diferencia moral ya que el comportamiento en una red electrónica será moralmente diferente del aquel que se llevaría a cabo fuera de ese medio. Destaquemos nuevamente que Johnson entiende que las cuestiones éticas que plantea Internet son distintas pero no nuevas. Otros autores, que fueron analizados en un anterior trabajo, piensan en cambio que las cuestiones éticas suscitadas por Internet son nuevas y requieren un campo de estudio separado.
Sin embargo, sin pretender profundizar demasiado en este tema, resulta claro que la globalización vinculada a Internet parecería requerir de normas de carácter también global que establezcan patrones de comportamiento y comporten una defensa global de valores humanos. Esta es por cierto una tarea complicada pues haría necesaria la promulgación de leyes de carácter también global que muchos países y gobiernos no parecerían aún estar en disposición de aceptar fácilmente, tal como el caso de China arriba reseñado, parecería indicar. Sin embargo, tal como también se indicó, parecería difícil imponer barreras a algo que parece tener la fuerza y el empuje para superar todo tipo de obstáculos. También deberían terminar siendo globales normas que procuren proteger la privacidad, la propiedad y el acceso sin que ello implique dar vía libre a comportamientos criminales y faltos de ética.
Dentro de este contexto y como una respuesta a la necesidad de fijar estándares para guiar a los usuarios en una utilización ética de las computadoras, parece pertinente mencionar la propuesta realizada por el Computer Ethics Institute referida a lo que denomina “Los diez mandamientos de la ética de la computación”, que se detallan a continuación:
1. No utilizarás una computadora para dañar a otros.
2. No interferirás con el trabajo de computación de otros.
3. No espiarás en los archivos de la computadora de otros.
4. No utilizarás una computadora para robar.
5. No utilizarás una computadora para levantar falso testimonio.
6. No copiarás ni utilizarás software de propiedad privada sin haber pagado por el mismo.
7. No utilizarás los recursos de computación de otra persona sin autorización o compensación adecuada.
8. No te apropiarás del producto intelectual de otros.
9. Pensarás acerca de las consecuencias sociales del software que estás escribiendo o del sistema que desarrollas.
10. Utilizarás siempre la computadora de modo tal que asegure consideración y respeto por tus congéneres.
A pesar de que se entiende que estos mandamientos han sido elaborados como un punto de partida válido para formular reglas que puedan ser aceptadas con un consenso bastante generalizado, los mismos han generado también cierta dosis de perplejidad. Por un lado, debe destacarse que no cubren todas las cuestiones éticas que se plantean en la Computer Ethics. Las principales cuestiones que se cubrirían, de modo muy parcial, serían las de propiedad, seguridad y privacidad. Y no debería inferirse que, por el hecho de observar tales mandamientos, un usuario estaría necesariamente actuando de manera ética. Nuevas cuestiones están surgiendo de manera continua. Tampoco debería concluirse que alguien que en algún momento viole lo dispuesto por alguno de estos mandamientos estaría actuando necesariamente de modo no ético. Por otra parte, como se ha señalado, algunos de estos mandamientos parecen ser triviales y otros, en cambio, apuntan a cuestiones muy importantes. Con todas las críticas que se han formulado se debería, no obstante, considerar la observancia de los mismos como un válido punto de partida para un comportamiento ético en relación con el uso de la computación.
El carácter universal y globalizado de las nuevas tecnologías de la información, en particular Internet y la World Wide Web, constituye un obstáculo no desdeñable para la implementación de normas de responsabilidad profesional. Otra dificultad adicional está dada por el hecho de que la utilización de estas tecnologías no está limitada a profesionales específicos. Por consiguiente, si bien resulta muy plausible que organizaciones profesionales como la Association for Computing Machinery (ACM) de los Estados Unidos reconozcan la existencia de responsabilidades profesionales para sus miembros, que han plasmado en un código de ética que incluye referencias a “imperativos morales generales” y a “responsabilidades profesionales”, el efecto de estas normas será necesariamente limitado, tanto al ámbito geográfico de aplicación como al universo de usuarios. Además, debe tenerse presente que la responsabilidad no puede limitarse al uso que se haga de las tecnologías, sino que la misma debería ser extendida a la creación de los sistemas informáticos.
El mundo ha ingresado a una nueva era dominada por avances tecnológicos impensados hasta hace pocas décadas. Estos desarrollos están creando nuevas formas de organización de la sociedad, nuevas formas de vida y de interrelación entre las personas. Individuos y organizaciones públicas y privadas se están volviendo crecientemente dependientes de la tecnología de la computación. Pero, el paso de una era a otra aún no totalmente definida no está exento de problemas y de dilemas éticos.
En este trabajo se han analizado algunas de las principales cuestiones éticas generadas por el avance de la tecnología informática. Pero debe aceptarse que, con los nuevos y continuos desarrollos, nuevas cuestiones éticas problemáticas se habrán de presentar que requerirán actitudes positivas de individuos y gobiernos para preservar los valores sociales y éticos que constituyen los fundamentos de las distintas culturas.

Bibliografías
Internet www.google.com
www.monografias.com
www.wikipedia.org
www.emagister.com
www.redtelework.com
www.villafañe.com
www.reputacioncorporativa.org
Revista Fortuna, 8/8/05
Bellinger, G., Castro, D. y Mills, A., “Data, Information, Knowledge and Wisdom”, www.outsights.com/systems/dikw/dikw.htm,1997.
Boatright, J.R., Ethics and the Conduct of Business, Prentice Hall, 2003.
Boulding, K., “Notes on the Information Concept”, Explorations, (Toronto), 6, 1955.
Bynum, T. W., and S. Rogerson, “Global Information Ethics: Introduction and Overview”, Science and Engineering Ethics, Vol. 2, Nº 2, 1996.
Bynum, Terrell Ward, "Computer Ethics: Basic Concepts and Historical Overview", The Stanford Encyclopedia of Philosophy (Winter 2001 Edition), Edward N. Zalta (ed.),
De George, R.T., Business Ethics, Prentice Hall, 1999.
European Commission, Living and Working in the Information Society: People First, Green Paper, 1996.
Fairweather, N.B., “Commentary on theTen Commandments for Computer Ethics”
Hartman, Laura P., “Technology and ethics: privacy in the workplace”, Business and Society Review, vol. 106 (no. 1), 2001.
Johnson, D. J., “”Ethics Online”, Communications of ACM, Vol. 40, Nº 1, enero 1997.
Kock, N.F., Jr., McQueen, R.J. y Corner, J.L., “The Nature of Data, Information and Knowledge Exchanges in Business Processes: Implications for Process Improvement and Organizational Learning”, The Learning Organization, Vol.4, Nº 2, 1997.
Langlois, R. y Garrouste, P., “Cognition, Redundancy, and Learning in Organizations”, trabajo presentado a la Conference on Evolutionary Economics and Technological Change, 6-8 octubre 1994, Estrasburgo, Francia.
Machlup, F., “Semantic Quirks in Studies of Information”, en Machlup F. Y Mansfield U., (Eds.), The Study of Information, Interdisciplinary Messages, New York, John Wiley,1983.
Marx, G.T. y Sherizen, S., “Monitoring On The Job: How to Protect Privacy as Well as Property”, Technology Review, Noviembre-Diciembre 1986.
Montuschi, L., “Datos, información y conocimiento. De la sociedad de la información a la sociedad del conocimiento”, Serie Documentos de Trabajo de la Universidad del CEMA, Nº, 192, julio 2001.
Montuschi, L., “El conocimiento tácito y el conocimiento codificado en la economía basada en el conocimiento”, Anales de la Academia Nacional de Ciencias Económicas,Vol. XLVII, Buenos Aires, 2002.
Montuschi, L., “Aspectos éticos de las tecnologías de la información y de la comunicación: la ética de la computación, Internet y la World Wide Web”, Serie Documentos de Trabajo de la UCEMA, Nº 298, agosto de 2005.
Parent, W.A., “Privacy, Morality and the Law”, Philosophy and Public Affairs, Vol. 12, 1983.
Schoderbek, C.G., Schoderbek, P.P. y Kefalas, A.G., Management Systems. Conceptual Considerations, Business Publications, Dallas, 1990.
Tavani, H.T. y Moor, J.H., “Privacy Protection, Control of Information, and Privacy-Enhancing Technologies”, Computers and Society, Vol.. 31,Nº 1, 2001.
URL = .
van den Hoven, J., Introna, L.C., Johnson, D.J. and Nissenbaum, H., “Editorial”, Ethics and Information Technology, Vol. 1, Nº 1, 1999.
Vodafone, “Africa: The Impact of Mobile Phones”, The Vodafone Policy Paper Series, Nº 2, marzo 2005.

Sobre Etica y Virtud ¿Alcanza a la Democracia?

EDUCACION PARA EL TRABAJO DE LOS ALUMNOS DE QUINTO AÑO DE LA I.E Nº 80892-LOS PINOS-TRUJILLO PERU
El hombre por naturaleza aspira a obrar bien…” se afirma en un ensayo enviado por Mabel Díaz desde Uruguay, “Trabajo de ética. ¿Qué significa obrar bien?“. Sin embargo, entre los más destacados filósofos, muchos afirman que “los enunciados éticos sólo tienen significado emocional o persuasivo” (ver “Ética“, que se analiza más adelante).

Trueco la afirmación citada al comienzo por una interrogante: ¿El hombre, por naturaleza, aspira a obrar bien?

Mirando para el Norte, el Sur, el Este y el Oeste del mundo, el viento, o la brisa, o los huracanes, parecerían traerme una respuesta negativa; un enorme glaciar derritiéndose en forma de NO; un bosque talado en forma de NO; un agujero de ozono, una repartición de las riquezas públicas y privadas, unos sentimientos de egoísmo y soberbia, y matanzas que dibujan el monosílabo NO como única réplica.

Lo mismo ocurre si en lugar de mirar hacia el espacio miro hacia adentro del tiempo.
No encuentro la naturaleza ética o al menos benévola del hombre…

Continúo revisando nuestras monografías. Sigo con “Códigos y principios de la ética en el ámbito social“, enviada por Víctor Javier Valverde.

El primer párrafo ya me permite hacer la necesaria diferenciación entre ética y moral: “Es importante distinguir entre el comportamiento moral del hombre y la sociedad, que es la moral, y la reflexión filosófica de este comportamiento, que es la filosofía moral o Ética. Ningún hombre escapa a la moralidad, todos sus actos libres tienen una calificación moral positiva o negativa. Pero además existe un criterio verdaderamente científico capaz de determinar la conducta moral por medio de principios universales y necesarios aplicables a todos los hombres en cualquier época y latitud. De este modo, lo moral deja de ser un tópico o una cuestión de apreciación subjetiva para constituirse en un orden científico que procede por demostraciones rigurosas”. Deduzco que no debí mirar hacia todos los puntos cardinales en el espacio o hacia el fondo en la historia: lo que llegaré a encontrar allí es sólo moral a la que puedo individualmente etiquetar de buena o mala. La ética es entonces atemporal y pertenece al orden científico, no a mis subjetivas consideraciones.

Pese a todo, no quedo convencida.

En Ética, del profesor José Luis Dell’Ordine, de Argentina, encuentro claramente definida a la misma como “principios o pautas de la conducta humana… y por extensión, (es) el estudio de esos principios, a veces llamado filosofía moral”. El autor aclara que su artículo “se concreta al ámbito de la civilización occidental, aunque cada cultura ha desarrollado un modelo ético propio”. Demás está decir que mi reflexión basada en la lectura de otro trabajo respecto de que la ética es atemporal empieza a parecerme el resultado de mi dudosa comprensión de la filosofía.

Principios Éticos

El profesor Dell’Ordine dice además que “En la historia de la ética hay tres modelos de conducta principales, cada uno de los cuales ha sido propuesto por varios grupos o individuos como el bien más elevado: la felicidad o placer; el deber, la virtud o la obligación, y la perfección, el más completo desarrollo de las potencialidades humanas”.

Y es precisamente el último modelo el que debería ajustarse a nuestra actual sociedad, considerando que, en el ámbito de los principios y según el brillante escrito de los licenciados José Miguel Ramírez Bilbao, Maurilio García González y Jaime Vargas Flores, de México, existen basamentos esenciales de justicia dentro de la ética, tales como el Principio de Igualdad, “cada persona ha de tener un derecho igual al más amplio sistema total de libertades básicas compatible con un sistema similar de libertad para todos”, y el Principio de Diferencia: “las desigualdades económicas y sociales han de ser estructuradas de manera que sean para: 1. Mayor beneficio de los menos aventajados, y 2. Unido a que los cargos y funciones sean asequibles a todos bajo condiciones de justa igualdad de oportunidades”. (”Pensamiento filosófico de la ética política, con relación al México actual” ).

Sólo pregunto, ¿en nuestros países latinoamericanos es visible o palpable este axioma fundamental de las democracias? ¿Podrán contestármelo mis lectores?

En “Replanteamiento de la teoría de la virtud desde un enfoque axiológico“, el Dr. Arturo Sánchez Fernández, que además de médico es diplomado en bioética y teoría de los valores, comienza haciendo un recorrido histórico y etimológico por la “teoría de la virtud” o “aretología”: “La teoría de la virtud o aretología constituye una de las numerosas respuestas…” a las interrogantes: “¿Cómo debo actuar” y “¿Cómo debo pensar y estar preparado para actuar correctamente?”
“‘Virtud’ proviene del latín ‘virtus’ y al igual que su equivalente griego ‘areté’ significa cualidad excelente de las cosas o personas para realizar sus funciones. El areté de un cuchillo significa que tenga un buen filo, que sea maniobrable, liviano. Cuando se habla de virtud o areté en el hombre se hace referencia a cualidades que lo capacitan para realizar excelentemente las múltiples funciones que puede desempeñar. En este sentido se habla de virtuosismo en el arte, el deporte, la ciencia… La virtud moral… no es otra cosa que cualidades excelentes de una persona en el ámbito moral. Los antecedentes de esta teoría se remontan a la Antigüedad”.

Aquí este autor pasa a mencionar las definiciones que dieron de virtud filósofos como Sócrates (”identifica la virtud con el conocimiento”; Euclides de Megara, quien afirma que a la virtud puede llegarse por razonamientos lógicos. Aristipo de Cirene considera virtud y finalidad de la virtud “alcanzar el mayor placer posible”, aunque advirtiendo que el hombre “no ha de convertirse en esclavo del goce, sino tender al placer prudente”.

Es Aristóteles “el primero que hace una sistematización de conocimientos relacionados con la ética, y da el nombre a esta ciencia. La orientación fundamental de su sistema ético-filosófico es la felicidad (eudemonismo)” a la que no debe confundirse con la búsqueda de placer de Aristipo.

Y como tal vez me he extendido demasiado tratando de entender y de que entendamos juntos este espinoso tema, para terminar sólo repito la pregunta ya efectuada (es para destacarla y que ustedes me contesten): la ética y la virtud -y no precisamente las de Aristipo, sino las de Platón y de Aristóteles-, ¿se evidencian en nuestros países latinoamericanos como bases firmes de la democracia?

Mora Torres

Прихожу к Тебе я - Путь мудрости

Busqueda personalizada

Búsqueda personalizada